domingo, 17 de octubre de 2010

La historia que nadie se atrevió a contarte: Capítulo 8

Mientras todo eso ocurría el mundo seguía girando y personalmente, como autor, me parece necesario echar luz sobre otros aspectos y lugares del mundo en una situación como esta.

En la prisión de High Pick, al sur de Alemania recientemente se había reinstaurado la pena de muerte, pero solo para ciertos crímenes. Las personas condenadas no tenían contacto con el exterior ya que no se les permitía recibir visitas.

Phil era un hombre de ascendencia latinoamericana que había nacido en Los Ángeles y cuando cumplió 20 años se mudo con toda su familia a España, dicha mudanza se decía que tenía que ver con un fraude multimillonario que había hecho su padre mientras trabajaba para una empresa que tenía negocios con prácticamente todas mafias locales, ese rumor jamás pudo ser comprobado.

Hoy en día, 13 años más tarde, Phil espera el final de sus días en el corredor de la muerte de la prisión de High Pick, fue condenado por homicidio calificado en contra de un joven de 15 años al que acusaba de haberle robado su auto.

***

Todos los días es lo mismo, estoy cansándome de la rutina. Me levanto cuando ya no puedo dormir más y lo único que veo todo el día es a ese depravado de la otra celda, se hace llamar Moga, es su nombre de pandillero, y se pone como loco cuando le recuerdas que en realidad es Ernest.

Todos los días tengo que recordar por qué estoy aquí, no me refiero al veredicto de ese jurado conformado por cerdos bastardos, sino la realidad ¿por qué permiten este lugar? nadie sabe la razón, los guardias se limitan a pasar cada hora a revisarnos en nuestras celdas y a cobrar su salario cada semana, no tienen ni idea de lo que es estar de este lado de los barrotes.

Todos los días cuento los ladrillos de mi celda, cada día cuento menos… ¿será que este lugar se está encogiendo? Parecía muy grande la primera vez que entre aquí, tal ves fue que me acostumbre a mi escondite en las alcantarillas… me parece que permanecí escondido por meses, pero los guardias cuentan que fueron solo unos cuantos días, creo que tanta adrenalina nublaba mi percepción del tiempo en su momento.

Volvamos sobre el tema de mi vecino de enfrente, no se que se cree con todos esos tatuajes en el cuerpo, cuando llegó ya los tenía pero cada día parece tener uno nuevo… ¿tendrá eso relación con los ladrillos? ¡Maldita sea! tengo que dejar de pensar en la celda, no es posible que me tenga tan frustrado el estar encerrado, debería frustrarme saber que tengo solo un mes más de vida… agradezco que me lo dijeran, no me gustaría amanecer un día y que ese guardia sonriente solo me dijera “Acompáñame, hoy te vas a morir” eso sería bastante doloroso, incluso para Ernest y sus tatuajes.

Últimamente he tenido ganas de salir de aquí, pero no puedo ir más que al patio una vez por semana y eso si me porto bien con todos, no me parece del todo justo, digo ¡ME VAN A MATAR! tienen que darme aunque sea un par de privilegios más que a los demás presos, posiblemente la única ventaja es la vista que tengo desde mi cuarto [tal vez si lo llamo cuarto me parezca menos frustrante], el corredor de la muerte está en el piso más alto de la prisión para evitar que nos escapemos, pero seguro que es para provocar que nos lancemos al suelo y nos matemos nosotros mismos y así les ahorraríamos unos centavos al gobierno.

Desde que llegué vi que hay un pueblo cerca de aquí, antes se veía mucha actividad y alegría, a pesar de estar cerca de una prisión con dos bloques de máxima seguridad y un corredor de la muerte. Digo antes porque desde unas semanas para acá ya no hay tanto, solo se encienden pocas luces en la noche y ya no se escuchan las risas de los niños o los cantos de los borrachos en las noches silenciosas, me gustaría ir a ver que ha sucedido.

…tengo que ir a ver que ha sucedido.

5 comentarios:

Pancho "el autor" dijo...

El tema lo escogí por una novela de Stephen King que aún no termino de leer, The green mile. Es altamente recomendable.

DESTROYER!!! dijo...

ya copipastíe la historia en un documento de guord, en la semana lo voy leyendo y te dejo mis impresiones... cámara!!!

Andri Alba dijo...

Pasé a saludar y dejar un abrazo.

Yo

DESTROYER!!! dijo...

OK, ya leí hasta el capítulo 8 de la zombie historia... la verdad, asi neto, derecha la flecha... está muy buena!!!! al menos yo me clavé asi cabrón recreando todos los pinches escenarios desde Sicilia hasta la aldea esa alemana y el pedo ese de la carcel, pude respirar la puta angustia del condenado... muy buen trabajo!!!... cámara!!!... pa cuando las sigueintes entregas???... ya me piqué,,,

Pancho "el autor" dijo...

XD gracias!! la próxima no se para cuando, pero ya tengo las notas sobre las cuales trabajar así que no pretendo hacer larga la espera. Me gustaría poder actualizarlo más seguido pero no manches... no da la inspiración y tampoco me dan ganas de abandonar la historia XD