domingo, 4 de septiembre de 2011

Llovía

De esto ya hace un tiempo.

Era de noche, llovía, había más bebidas que personas, también tabaco y otras cosas. Encendí el último cigarro y le di una larga calada, el mareo llego poco a poco. Tenía una cerveza abierta y no me apetecía seguir bebiendo, sin embargo lo hice.

Las voces de todos empezaron a distorsionarse, hasta que desaparecieron del todo… Sólo escuchaba la lluvia, no quería escuchar nada más. A lo lejos podía ver unas luces ¿De qué? Luciérnagas, pequeños destellos de luz que parecían lejanos pero en realidad estaban muy cerca.

Me recordaron a ti, pareces tan lejana e inalcanzable… Pero cuando recuerdo el pasado me doy cuenta de que es posible que seas como una luciernaga, pareces distante pero en realidad estás cerca, bastante cerca.

Siguió lloviendo y seguí bebiendo, deje de escuchar voces, deje de escuchar lluvia, deje de ver las luces… Momentos más tarde había una gran luz que no me permitía seguir durmiendo, aunado a ello un dolor de cabeza impresionante.

Llovía, y aún llueve.

2 comentarios:

Sizu Yantra dijo...

Muy bueno, parece distante pero quizá este muy cerca. Me gusto mucho!!!
Saludos...

Pancho dijo...

Sizu: Muchas gracias! Pretendo darle más vida a este espacio que tengo un poco olvidado. Gracias de nuevo por el comentario.

Saludos!